Lasaña de carne con un toque especial.

#Pastas y arroces 15 octubre 2014

Hola a todos, estoy aquí de nuevo para enseñaros una receta de lo más fácil y muy cómoda de preparar, sobre todo porque el trabajo más elaborado lo hace nuestra Thermomix® , nosotros sólo tenemos que montar. Se trata de una rica lasaña de carne, una receta tradicional con un toque innovador muy especial, un toque que os desvelaré más adelante.

Este plato es muy completo nutricionalmente y se podría considerar una receta totalmente mediterránea ya que lleva cereales (la pasta), verduras, carne y lácteos, lo que nos aporta una buena dosis de vitaminas y energía. Además, suele encantarles a los más pequeños, y también a los mayores. Esta receta es muy recomendable para niños, porque además de que les encanta, comiéndola comen una buena cantidad de verduras que quedan integradas en el plato de manera que no se dan ni cuenta.

 

Lasaña de carne con un toque especial.

 

Vamos con los ingredientes y la elaboración de la receta:

¿Qué necesitamos?



  • - Un paquete de placas de lasaña precocidas, las que sólo necesitan remojar.


Para el sofrito tendremos que tener a mano:


  • - 30 gr de aceite de oliva virgen.

  • - 130 gr de cebolla.

  • - 130 gr de zanahoria.

  • - 150 gr de champiñones.

  • - 50 gr de pimiento verde.

  • - 1 diente de ajo.

  • - 500 gr de tomate natural triturado (de bote).


El resto de ingredientes será:


  • - 500 gr de carne picada.

  • - 50 gr de paté de hígado.

  • - 1 hoja de laurel.

  • - Sal, pimienta y orégano al gusto.


Para cubrir hacemos una salsa bechamel, que necesitará:


  • - Una cucharada de aceite de oliva.

  • - 50 gr de mantequilla.

  • - 110 gr de harina.

  • - 800 ml. de leche entera.

  • - Nuez moscada al gusto.

  • - Sal y pimienta al gusto.


Rematamos nuestra receta con un buen gratinado:


  • - 100 gr de queso rallado.


¿Cómo lo hacemos?

Empezamos nuestra preparación rallando el queso, que tendremos que hacer trozos, a velocidad 7 durante unos segundos, hasta que esté rallado a nuestro gusto. Lo sacamos y reservamos. En caso de que nos guste más o de que no tengamos queso entero, podemos usar un sobre de queso ya rallado, por lo que nos saltaríamos este paso.
Ahora vamos con la base de nuestra receta. Cogemos todos los ingredientes del sofrito, excepto el tomate, y los ponemos en el vaso cortados en trozos medianos. Trituramos durante 15 segundos en velocidad 5, aunque iremos controlando para que quede a nuestro gusto, muy triturado o que se noten los tropezones, según nos guste más.

Una vez hecho esto añadimos el tomate, bajamos los restos de verdura que hayan quedado en las paredes del paso y ponemos todo a cocinar durante 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
Mientras se cocina el tomate vamos poniendo a remojo las placas de lasaña en agua caliente, aunque no debe estar hirviendo, para que empiecen a reblandecerse.
Una vez acabado el tiempo de cocinado del tomate, añadimos la carne picada  y la removemos bien con la espátula para que se integre y quede suelta, sin grumos. Ponemos el paté, que le dará un toque extra de sabor, las especias y la sal y programamos 15 minutos, temperatura Varoma, Giro a la Izquierda, velocidad Cuchara. Si la salsa queda muy líquida, tendremos que programar unos 5 minutos más, a la misma velocidad y temperatura, sin olvidarnos del Giro a la Izquierda.

El relleno de nuestra lasaña estará listo, pero antes tendremos que asegurarnos de que el punto de sal es correcto. Una vez comprobado sacamos esta mezcla del vaso y lo reservamos en un bol.

Vamos a preparar la bechamel de cobertura.

Sin lavar el vaso, empezamos a preparar la rica bechamel que nos hará la cobertura de este plato. El primer paso es poner el aceite y la mantequilla y programar 1 minuto, 37º, velocidad 2. Cuando acabe el tiempo añadimos la harina y la cocinamos durante 2 minutos a 100º, en velocidad 1, de esta manera evitamos el sabor a harina cruda.

Una vez acabado este tiempo incorporamos el resto de los ingredientes y mezclamos durante 5 segundos en velocidad 7. Acto seguido programamos 7 minutos, 100º, velocidad 3 y dejamos que se cocine. Al acabar este paso tendremos lista nuestra bechamel.
Comenzamos el montaje.

Ponemos en una fuente rectangular un poco de mantequilla con la que la engrasaremos bien, de esta manera evitamos que la lasaña se pegue a la fuente. Comenzamos a poner placas de lasaña cubriendo bien el fondo de la fuente y encima de ellas colocamos un poco de relleno. Tenemos que ir disponiendo una capa de láminas de pasta y otra de la salsa preparada, repitiendo la operación hasta  acabar con una capa de láminas de pasta. Cubriremos con la bechamel y el queso rallado.

¡A hornear y listo!

Precalentamos el horno a180 grados con calor arriba y abajo y metemos nuestra lasaña durante unos 20 minutos. Una vez acabado este tiempo ponemos a gratinar hasta que la superficie se ponga doradita.

Sacamos y servimos directamente, ya que esta receta está mucho más rica caliente. También podemos hacerla y una vez horneada y fría, cortarla en porciones y congelar para cuando no tengáis tiempo de cocinar, porque sólo tendréis que descongelar y calentar.

Espero que os guste esta receta y os animéis a probarla, es un éxito garantizado.

¡Qué la disfrutéis!