Las croquetas perfectas.

#Aperitivos, entrantes y tapas 30 octubre 2014

Las croquetas perfectas.

¿A quién no se le ha resistido alguna vez esa masa de croquetas? Creo que a todos nos ha pasado, ya sean de pollo, jamón, gambas, o cualquier ingrediente que se nos ocurra, elaborar una masa que sea fácil de empanar y no se nos quede ni líquida ni muy dura, es una asignatura pendiente para muchos.

Por eso, hoy os traemos la masa perfecta. Una masa fácil de hacer, porque la hacemos con Thermomix® , que queda con una textura ideal pero que además, está tan rica que nos recordarán a las croquetas que hacían nuestras madres o abuelas.

Podéis añadir el ingrediente que más os guste o aprovechar esos restos de carne del puchero. También son una idea perfecta para que los niños coman pescado, añadiéndoles bacalao, gambas o rape.

Hoy os traigo una receta de croquetas con pollo o jamón, y os aseguro que quedan perfectas.

 

¿Qué necesitamos?

  •  300 gr. de pollo, jamón, atún, etc.

  • 1 cebolla.

  • 100 gr. de mantequilla.

  • 50 gr. de aceite.

  • 250 gr. de harina.

  • 800 gr. de leche.

  • Sal, pimienta y nuez moscada, al gusto.


¿Cómo lo hacemos?

Ponemos los ingredientes y troceamos, si es pollo ponemos unos 4 segundos a velocidad 4, en cambio si es jamón lo haremos dando unos golpes de turbo. Sacamos y reservamos.

Ponemos el aceite y la mantequilla junto a la cebolla y troceamos 3 segundos en velocidad 5. Después bajamos los restos de las paredes del vaso y freímos durante 15 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1, sin poner el cubilete para que salga el vapor.

Añadimos la mitad del pollo o jamón y la harina y lo freímos todo durante 3 minutos, varoma, velocidad 4. A continuación echamos la leche y programamos 10 minutos a temperatura Varoma y velocidad 3 ½.

Pasado este tiempo añadimos el resto de los ingredientes y removemos bien con la espátula para que quede todo bien mezclado. Programamos 2 minutos más a la misma temperatura y velocidad.

Ya tenemos lista la masa de nuestras croquetas, ahora la ponemos en una bolsa de plástico o manga pastelera y la dejamos reposar hasta el día siguiente, que será cuando formemos las croquetas.