Crema de calabacín, empieza nuestra "operación biquini".

#Sopas y cremas 10 enero 2015

Crema de calabacín, empieza nuestra

¡Hola a todos! Como os comenté el otro día queremos ayudaros a dejar atrás los excesos navideños y a depurar nuestro organismo, bajando esos kilos de más y comiendo de manera sana y equilibrada, eso si, sin recetas complicadas e insípidas que nos quitan las ganas de seguir cuidándonos. Con Thermomix® podemos cuidarnos de manera rica y muy sabrosa, gastando poquito y de la manera más fácil. Os lo demostramos con esta fácil y sabrosa crema de calabacín.

Esta crema es muy nutritiva y casi sin grasa, ya que lo único que añadimos un poco más calórico es la patata, pero si queremos podemos quitarla, eso sí, reduciendo la cantidad de líquido que añadamos, que puede ser agua, leche o caldo, que si es casero, mejor que mejor. Nosotros hemos puesto la patata porque además de que sus hidratos también son necesarios para nuestro organismo, es lo que hace que la crema quede espesita. Los quesitos pueden ser light, normales (aunque ya nos ería tan ligera) o cambiarse por queso de untar, lo que más os guste.

¿Qué necesito?

  • 1 kg aproximado de calabacines con piel.

  • 1 patata mediana.

  • 1 puerro o 1 cebolla pequeña.

  • 40 ml de aceite de oliva.

  • 500 ml de agua, leche o caldo de pollo, siempre que sea desgrasado.

  • 1 pastilla de caldo o sal, aunque si se hace con leche o agua es mejor la pastilla de caldo.

  • 4 quesitos light.


¿Cómo lo hago?

  1. Lo primero que tenemos que hacer es lavar y trocear los calabacines y poner los trozos dentro del vaso de nuestra Thermomix® . Añadimos la cebolla en cascos y el aceite y lo sofreimos durante 10 minutos a temperatura Varoma y velocidad 2, sin poner el cubilete.

  2. Le ponemos la patata, el líquido (agua, leche o caldo) y la pastilla de caldo. Cocemos durante 20 minutos, temperatura Varoma y velocidad Cuchara. Ahora sí que tendremos que poner el cunilete.

  3. Una vez acabado este tiempo le agregamos los quesitos y trituramos todo durante 1 ó 2 minutos en velocidades progresivas entre el 5 y el 10.

  4. Si la queréis menos espesa podéis añadir un poco más de líquido hasta que quede a vuestro gusto. Si por el contrario os gusta más espesa podéis programar unos minutos más a la misma velocidad y temperatura.


Ahora sólo nos falta probar que esté en su punto de sal, rectificar si es necesario y listo, a comerla fría o caliente, sea como sea estará deliciosa. Se puede acompañar con taquitos de jamón, picatostes, perejil picadito, queso o lo que se nos ocurra.