Roscón de Reyes

#Postres y dulces 20 noviembre 2014

Roscón de Reyes

 

Por fin un roscón maravilloso, delicioso, esponjoso y bonito. Un bizcocho más esponjoso gracias a que lleva más leche y menos harina. Crece como ningún otro había crecido al hornear. Una maravilla. Te aseguro que te quedarás asombrado delante de la puerta de tu horno :) Ya no busco más, este es mi roscón definitivo y aquí lo tenéis para Thermomix® .

 

Para el prefermento:

  • 90 gr de harina de fuerza

  • 50 gr de leche semidesnatada

  • 5 gr de levadura fresca de panadería


Para el resto de la masa:

  • 120 g de azúcar blanquilla

  • La piel de 2 naranjas

  • La piel de 1 limón

  • 80 g de leche semidesnatada o entera (al gusto)

  • 1 palo de canela

  • 60 g de mantequilla

  • 2 huevos

  • 15 g de levadura fresca

  • 30 gr de aroma de azahar

  • 340 g de harina de fuerza

  • 1 pizca de sal


Para decorar:

  • Huevo batido

  • Azúcar humedecida en agua

  • Almendras

  • Frutas escarchadas (opcional)


Preparación:

  1. Empezaremos por el Prefermento, es como una masa madre, así que la haremos echando los ingredientes en el vaso, y programando 1 minuto en velocidad espiga. Pondremos esa masa en un bol y lo dejaremos reposar al menos 3 horas fuera de la nevera para continuar con la receta o si quieres puedes dejarlo en la nevera de un día para otro en un bol tapado con film transparente si no vas a poder seguir con la receta.

  2. Pon en el vaso limpio y seco el azúcar y pulverízado programando 30 segundos en velocidad 5-10. Añade la piel de una naranja y un la piel de ½ limón y tritura 15 segundos en velocidad 10. Retira y reserva.

  3. Vamos a infusionar la leche en nuestro vaso, así que vierte la piel de naranja que nos queda sin triturar, la del medio limón y un palito de canela. Programa 5 minutos, 90º, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Deja que temple. Reserva


  4. La masa: Pon en el vaso el azúcar glas aromatizado con las pieles y todos los ingredientes de la masa incluyendo la leche aromatizada y el prefermento y programa 30 segundos en velocidad 6. Verás que la masa es más pegajosa, por eso al ser más líquida luego quedará más esponjosa, así que no te preocupes. Amasa 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga. En este punto, puedes retirarla a un bol, meterla en la nevera y al día siguiente amasarla un poco, a los 15 minutos de dejarla reposar darle forma y esperar a que leve un par de horas y hornear o si quieres continuar con la receta deja levar dentro del vaso hasta que la masa salga por el bocal, al menos 1 hora.Tu decides si acabas hoy la receta o la horneas mañana para desayunar.

  5. Ya nos queda el levado final. Saca la masa del vaso, espolvorea un poco de harina en la encimera, forma la bola de masa y sácale un poco del aire amasando un par de vueltas a mano (es posible que tengas que engrasarte las manos). Déjala reposar 15 minutos y pasa a darle forma al roscón, tienes que meter los dedos dentro de la bola, como para hacer un donut e ir levantándola y con el peso la masa se irá estirando, esta parece pequeña, pero no te puedes imaginar lo que sube luego en el horno. Ve estirando la masa para que quede redonda por igual y colócala en una bandeja de horno sobre el papel de hornear.


  6. Pincela con huevo y deja reposar unas 2 horas para que doble su volumen. Cuando haya levado, vuelve a pincelar con huevo y añade ya la decoración a tu gusto (yo he puesto azúcar humedecida con agua y almendras fileteadas).


  7. Precalienta el horno a 200ºC, y hornea 17 minutos. Si ves que se tuesta mucho por la superficie, cubre con un trozo de papel de plata o albal o baja la temperatura a 180º. ¡Vais a alucinar cuando veáis como crece. Queda precioso!


Notas: Ojo!!! en los leudados la masa no crece apenas, pero ya verás como desarrolla dentro del horno! -Se puede aromatizar con licor poniendo 2 ó 3 cucharaditas del que más te guste.
El horneado siempre lo hago con el horno en posición calor arriba y abajo, y con el roscón un nivel por debajo de la mitad, porque al crecer no estaría compensado en el horno y se nos tostaría más por arriba.
El roscón se puede congelar una vez horneado sin problemas, solo lo tendrás que sacar del congelador antes de consumir. Si crees que el agujero central se te va a cerrar pon en el centro untado con aceite o mantequilla un aro de emplatar o un vaso y hornea con este.

Espero que os guste!